Make your own free website on Tripod.com

1. JUSTIFICACIÓN DEL PROGRAMA


El desarrollo de los medios de comunicación masiva, las telecomunicaciones, los medios de transporte, las redes informáticas y su uso y aplicación en la economía, entre otras cuestiones, están conduciendo a la llamada globalización de la economía y de la cultura. Sin pensar necesariamente que la globalización penetrará todos los resquicios de la vida individual y social, con el troquelamiento y la homogeneización plenos que tal idea supondría, el hecho es que las tendencias globalizadoras están ya presentes2 y están acentuando contradicciones sociales que conllevan tanto la destrucción de la naturaleza y los valores humanos como los avances científico - tecnológicos, acentuando una situación de crisis en el ámbito mundial.

La crisis, la globalización y el acelerado ritmo en el crecimiento de la información y del conocimiento que se produce están provocando la construcción de nuevos paradigmas sobre la concepción del hombre, del sentido de la vida y de la educación. Es de suponerse que en las próximas décadas, la calidad de vida se correlacionará con la capacidad que cada individuo tenga para disfrutar sus decisiones, con su actitud, valores, con el procesamiento que haga de la información y el uso y aplicación que le dé a los sistemas informáticos y de comunicaciones; lo que está impactando los sistemas educativos desde sus mismas concepciones y proponen un reto que implica un cambio notable en la concepción educativa, en la que el maestro y el niño aparecen un plano de igualdad intelectual, en el que se descubre la genialidad del niño, se cuestiona el rol del maestro y se generan nuevas formas de enseñanza. 3

La computadora ha dejado de ser una curiosidad tecnológica en la formación de los profesores para convertirse en un elemento didáctico para el que actualmente se están desarrollando aplicaciones4 que ya no se esbozan sólo como un apoyo a la tarea educativa, sino que se concretizan como elementos importantes que  facilitan y enriquecen dicha tarea. La incorporación de los avances tecnológicos en la educación es ya una necesidad por permitir la diversificación y expansión de las acciones que se realizan en este campo y a su vez propicia la generación de alternativas de solución. La tecnología informática puede considerarse como recurso que proporciona herramientas al servicio del docente y del alumno en la solución de problemas, en el quehacer educativo, en la formación de docentes y en la mejoría de sistemas de enseñanza5.

De ahí que la UNESCO señale la necesidad absoluta de que la formación inicial, y más aun la formación continua de los docentes, les permita conseguir un dominio real de las nuevas tecnologías, proponiendo su mayor utilización y programas de difusión y de mejoramiento de la enseñanza con apoyo de las tecnologías de la información y la comunicación.6

Por todo ello, se establece una propuesta para que los alumnos de las escuelas normales y de entrenamiento deportivo, el profesor de educación básica, los formadores y actualizadores de docentes y el personal de apoyo a la docencia, se incorporen conscientemente en el manejo de las tecnologías de la información y la comunicación como recursos de aprendizaje propios de la época actual.7

Al respecto, existen ya experiencias mundiales y nacionales sobre la aplicación de la informática en la educación y proyectos emanados de la Secretaría de Educación Pública que han promovido el equipamiento de al menos el 80% de escuelas secundarias, 30% de primarias, el 10% de Jardines de niños y el 100% de los Centros de Maestros; así como la producción de programas computacionales educativos, de programas de control escolar y automatización de bibliotecas,  la instalación de la Red Escolar y diversos proyectos relacionados con la computación en la educación.

Conjuntamente, instituciones como el Centro de Procesamiento Arturo Rosenblueth, el Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa, la Fundación Arturo Rosenblueth, la Dirección General de Servicios de Cómputo Académico, la Facultad de Ingeniería y el IIMAS de la UNAM, el Instituto Politécnico Nacional, la Universidad Autónoma Metropolitana, la Universidad Pedagógica Nacional y algunas universidades y empresas privadas, han desarrollado una amplia producción de materiales computacionales educativos, han ofrecido cursos de capacitación a profesores de educación básica en servicio y han llevado a cabo eventos de difusión.
Asociaciones profesionales, como la Sociedad Mexicana de Computación en la Educación, han promovido la incorporación consciente de educadores y escuelas al uso de las computadoras, han apoyado la capacitación de varios miles de docente y han organizado numerosas reuniones de las que surgen recomendaciones y coordinaciones entre individuos, instituciones y países.8
Cabe mencionar de manera particular, la labor que el Centro de Actualización del Magisterio en el Distrito Federal ha desarrollado en la actualización de profesores en Computación Educativa desde 1989, impartiendo cursos, produciendo paquetes didácticos y llevando a cabo eventos importantes de difusión y coordinación interinstitucional.
Es por lo anterior que el magisterio de Educación Básica en el Distrito Federal ya está en contacto con el tema de la informática educativa; aunque se han observado  diversas reacciones de dificultad que tienen los menores al respecto, debido a que durante su formación recibieron una preparación diferente a las habilidades requeridas para apoyar la enseñanza con medios tecnológicos y para el procesamiento automatizado de información, lo que retrasa la aceptación del uso de la computadora y las redes como recurso didáctico en el aula.
Se espera que el egresado de una escuela normal que recién se integra a la labor educativa, se constituya en el innovador que auxilie a los demás profesores en la aplicación consciente de la tecnología y de los nuevos enfoques didácticos, resultando de suma importancia que desde su formación reciba los elementos que le permitan una concepción y un manejo constructivo de la tecnología informática.
Para cumplir sus funciones y brindar un mejor servicio a la educación básica, las instituciones de Educación Normal y la Actualización del Magisterio, como parte del sistema de educación superior, han de mantenerse a la vanguardia en la incorporación responsable de la informática educativa como elemento básico para elevar la calidad de sus acciones.
Un Programa Académico de Informática Educativa en la DGENAMDF se justifica por el hecho de sumarse a los esfuerzos internacionales de mantener actualizados los conceptos educativos; por la oportunidad que brindará a los colegios y academias de actualizar contenidos y métodos y de manejarlos con los apoyos de la tecnología; por la pertinencia de presentar propuestas para mejorar el aprovechamiento y uso consciente de los recursos, así como por la riqueza y habilidades educativas que en apoyo a proyectos específicos, promueve el conocimiento informático9.
La  informática educativa puede constituirse en uno de los ejes articuladores y transdisciplinarios que vinculen a las instancias que conforman la DGENAMDF y otras instituciones nacionales y extranjeras en proyectos educativos de producción colaborativa.


 
PAGINA ANTERIOR INDICE